Esta campaña se creó, con motivo del Día de los Derechos Humanos, para comunicar la implicación de una serie de restaurantes solidarios con la causa de Amnistía Internacional. En esta ocasión se destinaba un porcentaje de la recaudación del local a AI. Asimismo, es una llamada al ciudadano para hacerse socio. Para ello se utilizaron varios soportes en los que la cuerda que ata las manos de un prisionero es cortada para liberarle: un cartel dividido en dos partes, un flyer rasgado y una corbata para el cuello de las botellas que se abre.

*Trabajo realizado en Ruiz Nicoli Líneas.

AMNISTÍA INTERNACIONAL

  • Categoría →
  • CAMPAÑA
  • FORMATOS ESPECIALES
 
 
Back to top